Editorial lanzamiento

2
121

EDITORIAL

Psicología para mejor vivir, es una revista de psicología para la vida cotidiana; un aporte a las inquietudes e interrogantes que, a diario movilizan nuestro quehacer y crecer como individuos, pareja, familia, trabajadores, y en general, como personas que deambulamos por distintos espacios y dimensiones del ser personal e interpersonal.

Especialistas en Psicología, Filosofía y en distintas disciplinas de las Ciencias Sociales y Médicas, y  personas del día a día, abren y recorren temas de sentido para nuestra cotidianeidad. Secciones como Psicología del Amar, Infanto-Juvenil, Laboral, del Deporte y del Humor, entre otras, configuran esta apuesta a las ganas de escribir para mejorar lo que somos y celebrar lo que anhelamos ser.

Queremos ser un espacio que haga oídas a las necesidades humanas de realización y trascendencia; de comprensión, cercanía y convivencia al servicio del encuentro ciudadano. El principio que nos anima es el Mejor Vivir, el de la humanización de la vida, por medio del pensar, animar y participar en la divulgación del saber ligado a la Psicología, saber que en propiedad, le pertenece a todo ser humano.

Psicología para mejor vivir es un compromiso, un medio para reconocerle a la vida común, su lugar natural para con lo psicológico; es aquí, en la vida de cada día, en el anhelo de cada mañana y en la transcurso de cada momento, donde lo psicológico habla. Asumimos que salud, no sólo es ausencia de enfermedad, y que la Psicología no puede ni debe ser un ejercicio reducido a tratamientos difíciles de sostener económicamente, y que, en nuestro país, no contemplan alternativas efectivas de continuidad.

Que esta aventura de traer y llevar noticias del alma, sea un poco de buen sol al interior de nuestros sueños, al fondo de nuestros temores; allá dentro donde conviven luces y sombras; y acá afuera, donde el individuo único e irreemplazable manifiesto en el Soy, se realiza y se encuentra en el Somos.

Editorial interior

 

 

 

 

 

 

Gisela Torres Hurtado

Directora

2 Comentarios

  1. La página tiene mucho contenido y muy bueno. Es muy buena divulgación. Lo que se divulga es algo que lucha por comunicarse, algo que nos toca en nuestro propia existencia. Lucha por comunicarse porque quiere que el bien y el saber que lo habita se de en el nosotros.
    Como toda buena divulgación, requiere de un lector interesado e inteligente que le dé tiempo al aprendizaje. No es una divulgación típica para público masivo con ingredientes de sensacionalismo y de una inmediatez superficial. Su supuesto es no desesperar del público. En cambio le exige una elevación.
    La página resultó casi como una edición de la revista. La revista la veo como una revista con periodicidad suficientemente larga para poder producir y asimilar este contenido y de colección y consulta.
    Me doy cuenta de que, para el promedio de las personas, no hay un tiempo suficiente dedicado al aprendizaje para la propia felicidad y la de los demás. Se deja más bien para lo intuitivo. Como si uno ya supiera como dirigir su vida. No se trata de actuar sin más desde lo natural sino desde un saber práctico. Mounier decía que la vida interior no se da naturalmente sino que surge de una conversión, de un recogimiento. Se plantea el desafío de poder realmente aplicar un saber a la vida misma. Resulta parecido al ir a las cosas mismas de la fenomenología pero en un plano de acción como si nos planteara un alto fenomenológico hacia la concreción de nuestra propia vida cotidiana.
    Qué extraño que a esta prioridad número uno que es un saber directivo de la vida, no se le dé tiempo suficiente. En cambio sí se aprende matemáticas por decir algo y se da tiempo a toda clase de cosas, pero no al saber directivo. ¿Qué pasa aquí? ¿es algo inherente a nuestra cultura? Es quizás que estamos en el sobrevivir en lugar del vivir que lo supone pero va más allá? ¿o en el hacer irreflexivo? ¿o en la desconexión entre el saber y el hacer?
    Esto pone a la ética en primer plano de la vida, no una ética represiva sino un saber de cómo tender a la felicidad y al bien, como experimentar la plenitud de la vida. ¿Qué diferencia habrá entre lo saludable y lo ético propiamente tal?Cada uno de los artículos transmite y aporta a ese bien del que hablaba al principio. Enseña de forma aplicada, hace reflexionar, preguntarse, cuestionarse. Nos requiere a tomar la decisión del tiempo del aprender y nos sitúa en el desafío de aplicar a nuestra vida un aprendizaje que se anuncia ininterrumpido. Nos ayuda en este aprendizaje de cómo llenar una distancia, que es sufrimiento, que nos separa de la vida verdadera, nos ayuda a sentir a la psicología como una amiga en la amplitud y concreción de la propia vida. Adelante

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here